Neumáticos de moto para competición

El segmento de las motos deportivas, también denominadas R o doble R, es el que suele ser más delicado con la elección de los neumáticos para moto.

Sus usuarios, los de las motos R, son pilotos que buscan la máxima deportividad, acostumbran a entrar en circuito de forma asidua a realizar tandas de vueltas contra el cronómetro y por ello son tan exigentes con los neumáticos ya que las diferencias entre los diferentes modelos de neumáticos y compuestos se traducen en milésimas de segundos ganadas al crono.

Dentro de los neumáticos para moto deportivos tenemos algunos neumáticos de uso exclusivo para circuito o competición, muchos fabricantes los denominan «Racing».

Se trata de un tipo de neumáticos para moto que no disponen de homologación para su uso en la calle y que por tanto nos estará prohibido circular con ellos fuera de los circuitos, es decir, en ciudades y carreteras bajo posible sanción por parte de las autoridades son neumáticos que están destinados para un uso exclusiva de circuito.

Entre sus peculiaridades están el uso de componentes extremadamente blandos en su construcción y la ausencia de dibujo, con excepción de los modelos destinados a las carreras de lluvia, que si que tienen dibujo.

Así que la mayoría de los neumáticos de competición para motos acaban resultando casi siempre totalmente lisos y que por ello se denominan slicks, si bien existirá para las competiciones un neumático con dibujo y unos compuestos todavía más blandos que consigan mantener en el interior de la curva la temperatura de las gomas generada en las aceleraciones.

El agarre que nos ofrecen al suelo estos neumáticos de moto poco o nada tiene que ver con el resto de tipos de neumáticos que podremos encontrar en el mercado, es un agarre impresionante, te parecerá que circulas sobre raíles y no perderás adherencia en las fuertes inclinadas que puedas llegar a hacer en la entradas o el paso por curvas, pudiendo acelerar con absoluta decisión en la salida de las mismas sin miedo a que te falte tracción en el donut trasero de tu montura.

Como puntos negativos de este tipo de neumáticos de competición tenemos los siguientes, el más importante es que la conducción bajo lluvia o bajas temperaturas donde pueda existir humedad será potencialmente insegura, por otro lado tenemos la durabilidad de estas gomas, que es muy escasa, durando poco más de una carrera o unas cuantas tandas de vueltas y su alto precio por los componentes usados en su fabricación